Búsqueda personalizada

lunes, 7 de marzo de 2011

Prince of Persia: The Sands of Time


El príncipe de Persia: Las arenas del tiempo

Género: Aventura – Acción

Año: 2010

Director: Mike Newell

País: Estados Unidos

La trama cuenta la historia de Dastan, un príncipe aventurero (interpretado por Jake Gyllenhaal), que termina haciendo equipo con una princesa rival para detener al malo maloso de la peli quien descubre la existencia de las arenas del tiempo conservadas en una daga, y (obviamente) va a destruir a la humanidad en su afán si no lo detienen a tiempo.

El film comienza con acción y en pocas escenas frena su velocidad. Vale decir que al comienzo vemos al príncipe saltar, trepar paredes y realizar complicadas coreografías y la cámara que sigue sus movimientos consigue el efecto visual como en el videojuego. Pero, si bien empieza con un muy ritmo y buen nivel de acción, a lo largo de la película va decayendo hasta transformarse en otra película de aventuras.

Hay que rescatar que la cinta, conservando la estética y el argumento de las Arenas del tiempo (videojuego), nos traslada a una Persia medieval y nos sorprende con una fotografía fantástica de las locaciones naturales. La ambientación es impecable. Los paisajes se lucen y los espacios reales cerrados están muy bien logrados. La música es correcta, en algunas ocasiones me recuerda a la de "La Momia", pero en general acompaña muy bien la historia.

Pero el problema de la peli (y por eso los Keropis que tiene) es que las actuaciones si bien son muy “correctas”, faltó química!!. Entre el príncipe y la princesa no pasa nada!!!. Nada de nada, nada de chispa, de humor; en casi dos horas de peli ni una sonrisa me arrancó. Triste, porque la puesta en escena daba para más. Aspiraba a ser "Piratas del Caribe", pero se quedó a medio camino.

No es que las actuaciones sean malas (tampoco se iban a ganar un Oscar), pero el problema es que no funcionaron entre ellos, no fueron creíbles. Jake Gyllenhaal tiene una buena caracterización, nos recuerda al personaje del videojuego, aunque algo pasado por agua… Gemma Arterton como la princesa Tamina, está por estar, por decorar básicamente. Si, hay que decir que es muy muy linda, pero su personaje no aporta demasiado. Lo único rescatable: Alfred Molina quien aporta una cuota de humor con su papel.

Con la producción y la apuesta en esta exitosa franquicia de videojuegos es una pena que no haya causado (al menos en mí) el efecto que esperaba. Cuenta con la suficiente aventura y acción como para ser disfrutada, pero no logra destacarse en muchas partes. Los diálogos son muy simples, poco profundos, los chistes no son graciosos y los personajes terminaron siendo poco carismáticos, por lo que no ayudó a que los errores se camuflaran. Está bien, pero deja con gusto a muy poco. Peca de poco original y termina siendo una más del montón.

En definitiva, es una peli sólo para pasar el rato, es decir, no te engancha. Sólo para sábados a la tarde aburridos, porque no se pierden nada del otro mundo. Prince of Persia termina siendo una historia que flojea mucho. Como mucho entretenida.




lunes, 24 de enero de 2011

Glosario: Slasher


Hoy vamos a hablar (o mejor dicho, voy a hablar) de un subgénero del terror, el slasher. Aunque no sepan lo que es, les aseguro que han visto alguna película de este tipo. Seguramente esto les suena:

Un grupo de amigos se van de vacaciones a un lugar alejado con el objetivo de abocarse a todo tipo de excesos sexuales y droguísticos. Lo que no saben es que alguien sádico y malvado los espera allí. Extraños eventos ocurren, como animales destripados y gemidos en la noche. La protagonista se percata de estas cosas, pero su grupo de amigos la ignora. Entonces comienzan los asesinatos y la salsa de tomate salta para todos lados. Nuestro asesino mata a uno de los muchachos con un hacha, al otro lo atraviesa con un cuchillo de cocina, al otro le corta la cabeza con un machete y al otro lo parte a la mitad con la motosierra. Los primeros en morir son los promiscuos, incluso puede matarlos durante el acto sexual. La vulnerable señorita que había previsto esto desde el principio es la última que queda viva y decide dos cosas. La primera es que está cansada de correr hacia callejones sin salida, salones cerrados o áticos de casas abandonadas, la segunda es que quiere vivir y por lo tanto debería infligirle algún tipo de daño a su atacante (de preferencia mortal). Cuando todo parece perdido, encuentra un revolver y le mete 18 balas en el corazón al psicópata, y llega la policía (la cana es muy lenta en las películas… y en la vida real también) que la encuentra herida, agotada y cubierta de la sangre de los amigos que fueron descuartizados en su presencia. Sin embargo, el cadáver del asesino no aparece por ninguna parte, lo que nos lleva a la secuela, y en ocasiones a otra secuela, y otra, y otra, y otra, y otra, y otra, y otra, y otra, y otra. Y después ese psicópata se enfrenta con otro para ver quien es el mejor asesino del infierno O_o…

Seguramente fueron pensando en muchos ejemplos mientras leían, como las pelis de Jason, Freddy, Hallowen, Masacre de Texas, Las colinas tiene ojos y un largísimo etcétera. Como se ve, el descuartizador puede ser un ente sobrenatural o un quinceañero frustrado, y los entornos pueden ser urbanos o selváticos. Debo confesar que este género es de los que más me desagradan y salvo Scream, nunca he visto una cinta que me haya dejado satisfecho. Además, me molesta cuando mi vieja dice que no le gusta el terror, porque sé que piensa en slashers, y prefiere calificar a pelis como The Ring (La Llamada) como “de suspenso”. En fin, es una pena que se gastaran y se gasten tantos recursos en este tipo de cintas cuando se podría invertir en la cura para el cáncer, consolas de videojuegos más baratas o papel higiénico de mejor calidad.



miércoles, 19 de enero de 2011

Stargate


En México La Puerta del Tiempo.
En España, Stargate, Puerta a las Estrellas

Género: Ciencia Ficción
Dirección: Roland Emmerich
País: Estados Unidos
Año: 1994

Egipcios, misterios del universo, el fuerzas militares secretas que tapan oootro gran descubrimiento de la humanidad, códigos secretos y antiguos dioses intergalácticos (¡qué más podés pedir!) son los ingredientes del coctel perfecto para un muy buen entretenimiento de finde por la tarde. Mas allá de la evidente mezcolanza, la cinta funciona muy bien como peli de aventuras.
La historia comienza con un hallazgo bastante raro en medio del desierto y, tiempo después, con la disertación de un profesor devenido en el desprestigio, que termina investigando para el ejército. El arranque es muy bueno, con suspenso e intriga hasta que nos develan la verdad de la milanesa. Puerta estelar de por medio, viajamos a través de las estrellas y nos vemos metidos en un conflicto político-religioso al otro extremo de la galaxia. La premisa es original y conserva un halo de magia que las nuevas superproducciones no logran conseguir.
Los efectos especiales son excelentes, teniendo en cuenta la época de la que hablamos y el recorte presupuestario al que tuvieron que hacerle frente. Sin embargo, los escenarios se repetían, a menudo siempre con la misma toma, suena extraño que un temible dios del universo tenga solo a cinco pelagatos como todo su ejercito, y en las secuencias finales de acción me suena a que faltaron extras.
Un poquito mas de metraje no le hubiera venido mal, para darle el toquecito de epicidad que faltó en algunas escenas de acción e imprimirle profundidad a la historia de los personajes. Los actores, todos estupendos, a destacar Kurt Russell, que consigue un personaje totalmente único, sin ganas de vivir por errores del pasado, con un conflicto existencial que plantea reflexiones interesantes.
La peli tiene buen ritmo, es aventurera, con toques épicos, entretiene y nunca aburre, tiene muy buena secuencia en la narración, aunque de desarrollo predecible, lo que me frena a darle a una calificación mejor, me tienta pero no lo merece. Sin embargo, es diversión garantizada. Completamente recomendable.




sábado, 8 de enero de 2011

The Other Man


Género: Drama

País: Reino Unido – Estados Unidos

Año: 2008

Dirección: Richard Eyre

Los defensores quedaron atrás, tu compañero y vos van solos para el arco, 36 minutos del segundo tiempo. Tu compañero patea y el arquero no llega a la pelota, el esférico pega en el palo y se dirige despacio y sin apenas rotación en tu dirección. 56 centímetros te separan del balón, y 1.78 metros a éste del arco. Tomás envión y lo medís. Al instante sale despedido un furioso puntinazo destinado a perforar la portería del adversario. Pero algo ocurre (probablemente un fallo en una no muy entrenada coordinación) y el bravo puntinazo impacta en el césped. El balón es rozado por el pie y pasa unas cuantas decenas de centímetros del palo del arco contrario, saliendo de la cancha. Una frustración enorme emerge de tu ser, condimentada por la anticipación del daño (emocional, en el mejor de los casos) que pronto recibirás de parte de tus compañeros. Es que esas cosas pasan. Hay ocasiones en las que uno tiene todo para convertir el tanto ganador, pero la pifia.

Algo similar parece suceder en el cine. Se puede tener una idea interesante, buenos actores y el presupuesto para realizarla. Si encima el tono que se le pretende dar es dramático minimalista, el peso recae en gran medida sobre los actores y sólo se requiere un pulso firme en la dirección. Era mas fácil hacerlo que errarlo. Pero Richard Eyre lo erró.

Y es una pena, porque tiene dos o tres escenas que te dejan pensando, porque están muy conseguidas. Y la trama parece interesante a priori: un esposo descubre la infidelidad de la mujer que lo dejó y busca al hombre que lo hizo cuernudo del otro lado del mundo. Las diferencias entre ellos son enormes, y la ausencia de la mujer para dar cuenta de lo que vió en cada uno, da mucho juego. Incluso llegamos a cuestionarnos quién es realmente el otro hombre. Los actores están muy bien (es conocida mi debilidad por Liam Neeson), en especial las pocas escenas en las que aparece “ella”, Laura Linney, que como siempre está genial. El que a lo mejor desentona un poco es Antonio Banderas, que en general la pilotea pero tiene una preocupante tendencia a sobreactuar.

El tema es que el guión es asqueroso. Tiene unos diálogos que dan vergüenza ajena de lo ridículos que son, surrealistas e inverosímiles las situaciones en las que coloca a los personajes y el tempo está totalmente… ¿mal? Me explico, falla al darle tristeza y melancolía a los momentos en los se supone que debemos sentir pena. No son lo suficientemente pausados. El frenetismo y la desesperación están mejor conseguidos, pero en estas ocasiones el histrionismo se dispara hasta la estratósfera y no nos creemos que alguien enojado de ese gritito o que alguien ofendido haga ponga esa caripela.

Un intento requetefallido. En el próximo pan y queso lo dejamos a Richard de suplente. A lo sumo de arquero, como el amargo que es.



sábado, 1 de enero de 2011

The Princess Bride

La princesa prometida (España)

Caballero negro o El pirata y la princesa (Venezuela)

Género: Aventuras, comedia, fantasía

País: Estados Unidos

Año: 1987

Dirección: Rob Reiner

“Mi nombre es Iñigo Montoya, usted mató a mi padre, prepárese para morir”. Esta frase quedó sonando durante muchos años en mi cabeza. Y la culpable es la fabulosa cinta que hoy nos ocupa.

Nunca voy a dejar de quejarme de que las películas de hoy no tienen magia. Aún cuando nadie duda de la calidad de las cintas de Pixar y de ese ogro verde tan parecido en tantas cosas a Homero Simpson, no encuentro nada que haga volar mi imaginación en ellos. En los 80 el mundo no era un lugar tan chico, y sólo se lo podía conocer viajando.

Muchas cosas pasaban en un extremo del planeta y tardábamos mucho tiempo en enterarnos, y de hecho, algunas veces no lo hacíamos. Precisamente por eso, el mundo era un lugar con MISTERIO. Sin el sabor de lo desconocido, de lo inexplorado, la aventura pierde mucho. Descubrir tesoros, adentrarse en tierras vírgenes y luchar con seres que la civilización nunca ha conocido. Eso es magia; Internet la mató. Por eso este cuento es tan especial. Es una reliquia de un tiempo más simple.

La mano viene así: el pibito de la serie “Los Años Maravillosos” está enfermo y encerrado en casa. Como no puede jugar Counter Strike porque no existe, el abuelo (que resulta ser el inspector Columbo) se dispone a contarle un cuento. El pendejo al principio se resiste, pero poco a poco las quejas van dejando lugar al embobamiento, y él y nosotros, nos vemos atrapados en ese relato de aventuras.

Lo genial es que la peli no se toma a sí misma tan en serio, y esto le permite ser tan típica y tópica como irreverente. Así, nos encontramos con todos los clichés; amor entre la muchacha y el mozo de cuadra; viaje en busca de fortuna y una aparente muerte desafortunada; rapto de la muchacha, ahora prometida del príncipe; y la aparición del temible Pirata Roberts, que enfrenta a cada uno de los secuestradores en su especialidad y demuestra ser mas picante que el chile jalapeño. Y esos son los primeros 20 minutos!!! Faltan las brujas, los monstruos del pantano, la aparición estelar de André el Gigante y la máquina de tortura. Y por supuesto, mi favorito, el espadachín en busca de venganza, Iñigo Montoya.

Si parece que tengo debilidad por esta peli, es porque la tengo. Con los efectos especiales chotos que tiene, le pasa el trapo a cualquiera de la trilogía de Piratas del Caribe. Si, a cualquiera. Incluso a la primera. Porque consigue crear un mundo fantástico de cuento, porque las situaciones son exageradas y poco creíbles pero hace que no nos importe, porque queremos saber cómo termina esa historia de amor y venganza, pero por sobre todas las cosas, porque hace que por hora y media, podamos volver a ser chicos cruzados de piernas y con ojos enormes al frente de una pantalla, viviendo la aventura de nuestras vidas.





domingo, 26 de diciembre de 2010

Harry Potter and the Deathly Hallows

Harry Potter y las reliquias de la muerte

Género: Fantasía / Épico / Thriller

País: Reino Unido - Estados Unidos

Año: 2010

Dirección: David Yates

Bien, bien, bien!! Uno de los mejores filmes de la saga. Las escenas están bien desarrolladas en su mayoría. Es una interesante propuesta, realizada con empuje y ciertas dosis de buen cine. La película tiene un principio y un final bastante buenos, y cuenta con episodios para destacar (que no voy a enumerar así ven la peli :P)

Harry está grandecito, con pelo en el pecho y en un mundo adulto donde debe hacer frente a las traiciones, la hipocresía, la envidia y por sobre todas las cosas, la ineludible responsabilidad del héroe.

Lejos quedó la sensación de una película infantil. Las secuencias de acción están bárbaras, frenéticas y aventureras, y ahora que Harry y la historia ganan en madurez, las escenas de acción ganan en epicidad. Las primeras travesuras infantiles de los primeros filmes se fueron diluyendo en una progresiva oscuridad. Las referencias a un cruel establishment mágico, que persigue implacablemente a quienes no son de su agrado, le suman puntos a ese lóbrego estado de desaliento permanente en la película.

Está muy lograda la transición entre las escenas de terror y las de comedia. Creo que en ésta, los actores se destacaron, los tres chicos lo hicieron muy bien, considerando que la peli recae mucho en ellos. El padre de Luna, Xenophilius Lovegood (Rhys Ifans) también estuvo muy bien. Pero… ¿Qué paso con Voldemort?! Ya no da tanto miedo, aunque Dolores Umbridge (Imelda Staunton) por otro lado, sigue poniéndome los pelos de punta.

Un párrafo aparte se merece la animación del relato de la fábula de los Tres Hermanos. Un gran logro desde luego. La animación es fantástica y te sumerge de lleno en el relato. Pulgares arriba!

La edición es para mencionar, puede parecer como de video clip, pero logra el cometido. El uso de los efectos visuales por momentos es demoledor, descarnado e impactante, lo que no quita un uso y abuso del efecto digital en más de uno, y dos (y tres) momentos de la película, pero le suben el tono a la trama, que por lo general es pausada.

Y acá es donde debo decir que, mas allá de lo que a muchos les puede haber parecido una serie de escenas en las que la acción no se hace presente, yo digo que fueron las que más disfruté. Ese momento de desesperanza y desamparo, yo lo viví en la butaca, y si esa era la intención del director, bien por él, porque lo consiguió! A mi no me aburrió para nada, aunque puedo entender que en el cine comercial, la narración de este estilo no sea moneda corriente. La omisión de música en ciertas partes contribuyó a ello, si bien la banda sonora es muy buena y la fotografía es exquisita!

Como último comentario, pero no menos importante, hay que decir que David Yates sorprendió, después trabajos no tan logrados, ha mejorado notoriamente desde la Orden del Fénix. Gracias a Harry Potter ha ganado profesionalismo.

La peli tiene chispazos de esperanza cuando todo parece demasiado oscuro, y cuenta con instantes verdaderamente divertidos y aventureros. No cansa nunca y te pega a la butaca. Engancha, salimos del cine con ganas de más. El final es perfecto! Con un cliffhanger para dejarte comiéndote las uñas hasta junio del 2011.






sábado, 4 de diciembre de 2010

Harry Potter and the Half-Blood Prince


Harry Potter y el misterio del príncipe o Harry Potter y el príncipe mestizo

Género Fantasía – Drama - Thriller
País: Reino Unido - Estados Unidos
Año: 2009
Dirección: David Yates

Al menos en el libro esta es la historia de Voldemort. Y es que hay que arrancar con esa crítica. La película no repara en cortar recuerdos por todos lados, a tal punto de que la terminamos sin saber mucho realmente de la historia del Señor Oscuro. Hay otros recortes importantes, pero el que es terriblemente dolorosísimo es el de la discusión de Harry con Dumbledore sobre su destino como elegido. No es que estamos omitiendo a un personaje poco carismático como Dobby (un ejemplo de recorte que me parece justificado y hasta elegante), es como si a Matrix le quitamos la escena con el arquitecto, todo pierde sentido, o por lo menos conserva otro sentido, y la acción aparece en primer plano.
Nada que criticar en el plano del entretenimiento, tiene buen ritmo, hay buenas escenas de acción y muy buenos efectos especiales. El nuevo profesor de Pociones está muy bien, pero Luna pierde, desgraciadamente, mucho protagonismo en esta cinta. Sorprendentemente Draco (Tom Felton) brilla en esta peli, cosa que honestamente creía imposible. Las escenas de terror te dan julepe y las de comedia te hacen reír. Lo aclaro porque en estos días no es tan común y es digno de mención. Pero ya que estamos hablando de lo que se transmite, si la muerte de un personaje de la película anterior me había parecido frío y mal ejecutado, el fallecimiento de uno en esta la verdad que deja helado. Uno no entiende porque lo modificaron tanto con relación al libro. No hacia falta ponerse original en ningún sentido.
Parece que la mayoría de las cosas que señalo son negativas, pero lo cierto es que la disfruté. Tanto como la anterior, a pesar de que muchos críticos la posicionen muy por encima de la “insoportable” Orden del Fénix. Corren parejas, cada una a su manera, pero se confirma que Yates es un director del montón. No pasa vergüenza y el resultado es aceptable, pero poco más se puede decir.



domingo, 28 de noviembre de 2010

Harry Potter and the Order of the Phoenix


Harry Potter y la Orden del Fénix

Género: Aventura - Fantasía
Año: 2007
País: Reino Unido
Dirección: David Yates

Es probablemente la peli mas criticada de la saga. Se la ha tildado de aburrida, tediosa, inconspicua, atornillante y hemorroidíica. Unos pocos sostienen que es la mejor de la serie. Personalmente, no la veo tan nefasta. Incluso me gustó, sin ser por supuesto el no va mas de la magia. La dirección de David Yates es algo falta de personalidad. Y es que salvo el benemérito señor Cuarón, ninguno de los directores le supo aportar nada a la pequeña gran mitología de Harry Potter. Perdonable en las primeras, y disimulado esto en la cuarta por el ritmo endiablado que tenía, don Yates se hallaba, a priori en problemas. Pero es la historia la que salva la película. Una dirección mediocre no termina de opacar un relato de terror y desesperación que atrapa. Otro punto reprochable es la duración. Resulta, cuanto menos curioso comprobar que la película más corta de todas pretende adaptar el libro más extenso de todos. Las subtramas, los detalles y las minucias en las que se recrea Rowling se recortan por todos lados.
Eso en lo que a aspectos negativos se refiere. Pero si defiendo a la peli, es porque logra rescatar el tono de horror (semi-psicológico) por un lado y el sentimiento de impotencia que se respira en el papel (aún cuando, como señalé, no invente nada). Algunos le critican que es lenta y aburrida. Yo sostengo que el ritmo es, con toda razón, mas pausado que las pelis anteriores, pero que si uno se aburre es porque no presta atención a las conversaciones y los eventos carentes de acción pero muy interesantes a nivel argumental. Se explican muchas cosas, y se retoman muchas cosas del pasado. Al mismo tiempo se empieza a hacer muy evidente la impotencia del anteriormente infalible Dumbledore. Ya no tiene esa facha de sabelotodo y parece humano, aún cuando todavía “fuma bajo el agua”.
El reparto, genial como siempre, con momentos memorables de los hermanos Wesley, y la nueva Profesora de Defensa Contra las Artes Oscuras está fantástica en su papel de odiosa maldad edulcorada. Pero Evanna Lynch como Luna Lovegood es para mí la verdadera estrella de la película. Helena Bonham Carter no me gustó ni desagradó, nunca me despierta mucho esta mina. En fin, una cinta correcta sin grandes aspavientos, con errores reprochables y un par de aciertos interesantes y que a pesar de lo que digan, divierte.